Margot Polanco

La familia Polanco Avila de la ciudad de Cartagena queremos agradecer y reconocer infinitamente a ACELA por haber sido parte fundamental en el proceso de la enfermedad degenerativa la cual le impide a mi mamá Margot su motricidad y gracias a ustedes han hecho más fácil y mejor su calidad de vida.
Nos han realizado un acompañamiento muy de cerca; nos han ayudado con los mercados, le entregaron a mi mami una silla neurológica sin ningún costo y gracias a sus gestiones jurídicas la EPS no dio la cama hospitalaria sin tantas vueltas. Estamos eternamente agradecidos en mi familia porque la voluntaria en Cartagena siempre está en contacto conmigo, preguntando cómo van los controles médicos, si tenemos los medicamentos, sobre qué le hace falta o qué tiene pendiente mi mami.
Muchas gracias, con todo el cariño y que DIOS los bendiga grandemente y mis agradecimientos.